Antirrobos para bibliotecas

Mantener una biblioteca alejada de los maliciosos ladrones no debería ser muy difícil. Hoy en día, hay cerrajeros profesionales en poblesec que ponen a disposición una serie de soluciones eficientes para evitar que extraigan las piezas bibliográficas de manera no autorizada, así como del ingreso de personas no gratas al lugar.

La cerrajería en esta apoca, no solo depende una cerradura de lata seguridad, sino de un compendio de mecanismos de cierre, que eviten la entrada ilegal en todo momento, no solo cuando está abierto al público sino cuando todos se marchan y se quedan los valores bibliográficos desamparados.

Se han reportado robos en las instalaciones de una biblioteca, no solo por el interés en las obras literarias, sino por ser un ambiente desolado y calmada, en donde se puede suscitar un robo sin que lo esperara, bolso dejado en la mesa, libreros que sirven como escondites, o captación de posibles víctimas.

Extracción y ocultación de objetos

Para evitar acciones por parte de usuarios negligentes, los cerrajeros pueden sugerir sistemas de RFID, con la colocación de etiquetas en los libros de manera discreta, que ayuden no solo a detectar la salida no autorizada, si no la ubicación equivocada del libro en la extensión de la biblioteca.

Esta tecnología, aporta una organización perfecta en la estructura de una biblioteca. Además de que las antenas detectoras de etiquetas, deben ser dispuestas a lo largo y ancho del establecimiento impidiendo la salida de los libros, que puede ser ocultados en bolsos, chaquetas o cualquier otro objeto que impida la visibilidad del objeto.

Contador de personas

Es necesario saber cuántas personas entran y salen de una biblioteca. Para ello existen dispositivos muy eficientes, sin que tenga que ser un dolor de cabeza su instalación. Los profesionales de la tecnología crean constantemente opciones de seguridad, toma las que más te convenga, pero no dejes que los delincuentes hagan de las suyas por no atreverte a usar las innovaciones.

Aun no existe una cerrajería o más bien un dispositivos de seguridad física infalible, los ladrones han resultado a lo largo de la historia ser muy inteligentes y audaces para conseguir entrar a donde no han sido llamados.

Cada propuesta que se ha traído para cubrir un problema de seguridad, ha generado que los delincuentes, consigan la manera de vulnerarlo, sin embargo, no siempre logran salirse con la suya, porque tales soluciones se combinan con medidas y estrategias que impidan la libre actuación de los delincuentes.

Detector de Bolsas de aluminio

Los ladrones han creado la manera de burlar los sistemas RFID, por medio del uso de bolsas de aluminio que impiden que las etiquetas sean detectadas y disparen las alarmas si sacan del establecimiento de manera no autorizada.

Pero para contrarrestar tal inconveniente, se han creado los detectores de bolsa de aluminio. Una biblioteca que usa tecnología RFID, debe poseer un dispositivo de detección de bolsas aluminio, si los robos a sus obras literarias han sido frecuentes, ya que es posible que sea esta la manera que han usado para extraerlas.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.