Conozca la manera cómo las cerraduras protegen su hogar

Las cerraduras representan el primer bloqueo al cual los ladrones se deben enfrentar cuando deciden irrumpir en una propiedad, es por ello que los profesionales sugieren instalar una cerradura que les presente cierto grado de dificultad.

Qué es una cerradura

La cerradura es un accesorio de seguridad que se instala en cualquier espacio, con la finalidad de controlar el acceso a dicho espacio. Por lo general este accesorio es elaborado en metal, y se puede instalar en puertas, ventanas, muebles, archivos, por mencionar algunos casos.

Estos accesorios de seguridad pueden tener un sistema mecánico o un sistema electrónico, cada cerradura tiene sus ventajas y desventajas, es en este punto donde su cerrajero de confianza en sant boi entra en acción, luego de analizar su vivienda y sus necesidades, le ofrecerá las mejores sugerencias para la seguridad de su propiedad.

Recuerde elegir siempre cerraduras cuyos materiales sean de alta calidad, así obtendrá cerraduras fuertes, sin puntos de vulnerabilidad, de manera que los ladrones lo piensen dos veces antes de intentar invadir su hogar.

¿Cuáles son las partes de una cerradura?

Como cualquier otro mecanismo, las cerraduras están conformadas por una serie de partes que permiten su buen funcionamiento, estas partes son las siguientes:

  • Bombillo: Es un tambor circular y contiene la combinación que permite el desbloqueo de la cerradura, así permite el acceso o lo niega a quien introduce una llave.
  • Resbalón: Se trata de la pieza metálica de forma triangular, que entra y sale de la cerradura de manera muy fácil, y permite que la puerta se cierre cuando se empuja completamente, brindando cierta seguridad aun sin haber pasado la llave.
  • Petacas: Son las piezas metálicas que se ubican a un lado de la cerradura, pueden tener una forma cilíndrica o rectangular, y salen de la cerradura con cada giro de la llave reforzando la seguridad que ofrece el resbalón.
  • Pomo: Esta pieza va a variar de acuerdo a la cerradura que se va a instalar, y es que puede ser una pieza redonda que debe girarse, o una palanca que se empuja hacia abajo para que el resbalón entre a la cerradura y permita que la puerta se abra.
  • Cerradero: Es la pieza metálica que está separada de la caja de la cerradura, y es precisamente donde se introduce el pestillo.

Por qué utilizar cerraduras mecánicas

Las cerraduras mecánicas son las más comercializadas, y es que desde su origen estas cerraduras han evolucionado, perfeccionándose cada vez más, existe una amplia variedad de estas cerraduras, cada una con diferentes características que se adaptarán a sus necesidades.

Sin embargo, en términos generales las cerraduras mecánicas ofrecen las siguientes ventajas:

  • No presentan fallas relacionadas a problemas del servicio de electricidad.
  • La vida útil de este tipo de cerraduras puede alcanzar los 10 años, dependiendo del material utilizado en su elaboración.
  • Este mecanismo no exige actualizaciones ni mantenimientos recurrentes.

No obstante, un cerrajero responsable debe hacer mención de sus desventajas, esto con la finalidad de ser tomadas en cuenta para tomar las previsiones necesarias y evitar malas experiencias.

  • El problema más común, es que los propietarios suelen olvidar las llaves.
  • Algunas cerraduras complejas requieren mucho tiempo para poder ser abiertas sin llave, incluso la cerradura puede ser dañada en este proceso.
  • Dependiendo de la calidad de la cerradura, puede presentar fallas en su mecanismo, que obliguen a sustituir la cerradura original.
Esta entrada fue publicada en Cerraduras de Seguridad. Guarda el enlace permanente.